• María Leonor Inca

¿Quién envió al asesino de Thousand Oaks?

Updated: Feb 12, 2019



En Estados Unidos sólo basta que se reúnan 5 personas con un cartel que diga: "Dios odia a los maricones", "Dios envió al asesino de Thousand Oaks", cómo para que esté en todas las noticias. Pero, ¿por qué? , pues porque el odio a minorías ya no es "normal" en una sociedad avanzada, y no deja de sorprendernos, cada vez que miembros una iglesia local, la Iglesia Bautista de Westboro, ( sede en Kansas) hace este tipo de enunciados en protestas públicas, en funerales de militares estadounidenses, y lo último, dicen que "Dios envió al asesino, el disparador de la masacre en el bar, Bordeline, en Thousand Oaks, dónde murieron 12 personas, entre ellos estudiantes de la escuela secundaria de la localidad.


Pero esta mañana, el amor hizo mas ruido que el odio, en las afueras del colegio de Thousand Oaks, pues sólo 7 miembros de la iglesia adventista hicieron una rápida aparición, con provocativos carteles, que desaparecieron entre decenas de mensajes de amor y paz, como: "Tú también eres un hijo amado de Dios", "Dios ama a todos por igual". Tanto así, que en menos de 15 minutos, los protestantes bautistas se esfumaron como el humo, pues la comunidad de Thousand Oaks se plantó firme con sus ideales de amor y tolerancia, desde muy temprano, 6 de la mañana desde antes que ellos llegaran.


Photo credit: Jon Baird/KNX 1070

Los miembros de la iglesia bautista como acostumbran, hicieron un anuncio la semana pasada en su sitio web: www.godhatesfags.com , que harían su aparición hoy, en Thousand Oaks, alegando que dios envió al disparador de la masacre que sufrió esa ciudad, en unos de sus bares locales, para predicar la palabra de Dios. El lugar sería afuera de la escuela secundaria de esta ciudad, allí invitarían al arrepentimiento a los jóvenes que asisten a bares, u otros lugares parecidos, dónde reside el pecado, pero su fórmula no les funcionó, y su mensaje se esfumó sin crear eco.


Nadie se los pidió, pero ellos aparentemente encontraron la respuesta a la tragedia de uno de los últimos tiroteos en este país. Y la quieren compartir. La razón por la que pueden hacerlo, y nadie puede parar sus mensajes intolerantes, es su derecho a la libre expresión amparado en la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos; "El derecho a la religión y su libre práctica de la misma. Por lo tanto estas personas podrán seguir expresando sus discursos inflamatorios, sin pelos en la lengua en contra de la comunidades gays, en funerales de soldados, y en contra de otras religiones, hasta cuando ellos deseen.


Y en cuanto a quién envió al disparador de Thousand Oaks, y de otras masacres, tal vez más bien eso sea un tema de armas, de su uso y control, pero de eso mejor hablaremos en otro blog.








36 views